Una comunidad educativa que planta soberanía alimentaria

“La educación de afuera nos ha dicho que untarse de tierra o estar sucios

es ser pobres…”

En el Sur de Colombia, entre sus carreteras cargadas de retenes militares, llegamos en nuestro carro-casa a la “Marcha Pedagógica” por los 45 años de lucha y organización del CRIC, Consejo Regional Indígena del Cauca. Miles y miles de indígenas, niñ@s pequeñ@s, escuelas enteras marchando por los años de lucha y la defensa de su educación propia. Sus miradas nos atravesaban, observaban nuestros rostros agringados, se escuchaba como leían “la educación en movimiento”, miraban la patente “¿argentina?”. Nos detuvimos y, previa autorización de la coordinación de la guardia indígena, comenzamos a caminar con ell@s y filmar lo que fueron casi 3km de movilización hasta el resguardo indígena La María Piendamó (los resguardos indígenas son territorios comunitarios reconocidos legalmente). Fue una puerta para compartir esos 3 días de conmemoración por las 4 décadas y media de “vida organizativa, pervivencia y permanencia en el territorio”, a partir de los cuales entrevistamos a los Coordinadores del PEBI-SEIP  (Programa de Educación Bilingüe intercultural) y llegamos a la Escuela Vueltas de Patico del Resguardo de Purace, Comunidad Coconuco.

“El 24 de febrero de 1971, en Toribío, siete Cabildos e igual número de resguardos indígenas crean el Consejo Regional Indígena del Cauca – CRIC nombrando el primer Comité Ejecutivo, pero no pudo funcionar debido a la represión de los terratenientes y la poca organización en la época. En Septiembre del mismo año se realizó en Tacueyó el Segundo Congreso del CRIC, en donde se definieron los puntos del programa político cuyas exigencias constituyeron el eje de nuestro movimiento […]”(WEB CRIC)

Su Plataforma de Lucha implica los siguientes puntos:

  1. 1.Recuperar la tierra de los resguardos y realizar la defensa del territorio ancestral y de los espacios de vida de las comunidades indígenas.
  2. Ampliar los resguardos
  3. Fortalecer los cabildos Indígenas
  4. No pagar terraje
  5. Hacer conocer las leyes sobre indígenas y exigir su justa aplicación
  6. Defender la Historia, la lengua y las costumbres indígenas
  7. Formar profesores indígenas
  8. Fortalecer las empresas económicas y comunitarias
  9. Recuperar, Defender, Proteger los espacios de vida en armonía y equilibrio con la Madre Tierra.
  10. Defensa de la Familia

El contexto en el que se inscribe su lucha por lo educativo no es ajeno al de muchos pueblos indígenas de Nuestramérica, en el sentido de que los Estados han utilizado la educación como una herramienta de imposición y dominación de los pueblos, así como la Iglesia, que a través de las Misiones tuvo el objetivo de “civilizar a los salvajes”. “En 1962, el Estado colombiano celebró un convenio con el Instituto Lingüístico de Verano, adscripto a la Agencia Interamericana de desarrollo, USAID, como parte de los acuerdos para la Alianza del Progreso”. Este acuerdo tiene como objetivo integrar a las comunidades indígenas a “mayores niveles de utilidad  para la Nación”.  Entre las paradojas de nuestra América, la misma USAID fue expulsada de Bolivia durante el gobierno de Evo por su vinculación con la militarización de la zona del Chapare para la erradicación de la coca, con una clara vinculación con los Estados Unidos. Hoy, donde funcionaba la USAID, se ha levantado la Universidad Indígena “Casimiro Huanca” que visitamos hace 6 meses. 

Ahora bien, en relación a la consolidación del Sistema Educativo Indígena Propio (SEIP) del CRIC, recorremos algunos hitos. En 1978 se creó el Programa de Educación Bilingüe Intercultural (PEBI).  En 1999, lograron que el Sistema de Educación Propia (SEP), sea asumido por el Estado como compromiso en materia educativa. En el 2006, entre varias de las medidas de lucha, el CRIC publicó un material que sistematizaba su práctica educativa, pero que también era una valiosa herramienta para afirmar que “tenemos derecho a una educación que se fundamente desde nuestras culturas, nuestro problemas y necesidades, nuestro sueños y esperanzas” (Junta Regional 2005). Ya en el 2007, se comenzó a trabajar en el componente administrativo propio.

“El proceso de Educación de los pueblos indígenas del Cauca es de permanente lucha y exigencia, en el año 2010 a través de la marcha que se realizó desde la María Piendamo Popayan, se logró la exigencia al ministerio de educación nacional, la expedición del decreto 2500; que permite la reglamentación de manera transitoria la contratación de la administración de la atención educativa por parte de las entidades territoriales certificadas, donde se acuerdan la totalidad de los costos de educación en los pueblos indígenas. Este proceso inicia con la implementación del decreto 2500 que permite la restructuración del programa de educación a través de una coordinación colegiada como es; Lo político, pedagógico, administrativo y la Coordinación de la Universidad Autónoma Indígena Intercultural UAIIN-CRIC”. (WEB asociación de cabildos indígenas nasa)

 “El Sistema Educativo Indígena Propio – SEIP – del CRIC, es el conjunto de procesos que recogen la historia, las cosmogonías, los principios y el presente de los pueblos, orientando y proyectando a un futuro que garantice la permanencia cultural en los tiempos y en los espacios como pueblos originarios. Es la forma de concretar y hacer práctica la educación que queremos, necesitamos y podemos desarrollar. En este sentido, el sistema está definido por tres componentes del orden político-administrativo, pedagógico y administrativo”. (Primer documento de trabajo SEIP-CRIC)

Actualmente, el SEIP implica la administración por parte del CRIC y reconocida por el Estado, de más de 450 sedes educativas, 35.000 estudiantes y más de 1600 docentes. Asimismo, implica la posibilidad de fortalecer una pedagogía comunitaria que busca validar los espacios educativos desconocidos por la educación oficial.

Para conocer y entender qué es el SEIP desde sus comunidades y escuelas, viajamos a la Escuela Vueltas de Patico, ubicada a unos 17,5km de Popayán, ciudad conocida turísticamente como la “ciudad blanca”. Blanca por el color de sus casas que aún mantienen su “colonialidad” arquitectónica y también blanca porque nos recuerda que fue uno de los centros de opresión y explotación de los pueblos de Nuestra América. La escuela primaria ha construido un Proyecto Educativo Comunitario (PEC) junto con la comunidad. A partir de ese “entretejido de saberes”, se dio origen al PEC “Soberanía Alimentaria y Adaptación al Cambio Climático”, fundamentado en el valor de la semilla nativa y criolla, y con el objetivo de conocer y evidenciar prácticas y técnicas culturales de los pueblos indígenas para la preservación de las mismas. El PEC guía el trabajo diario a través de diferentes dispositivos y estrategias pedagógicas:

  • La huerta escolar orgánica, mantenida por l@s niñ@s pero también por la comunidad, donde se aprende sobre la familia alimenticia de la zona.
  • La “Chiva” de los custodios de semillas: han escrito y diseñado junto con l@s estudiantes, un libro en el que se enseña a cuidar y proteger las semillas nativas. Además, poseen su propia “Chiva”, espacio donde conservan las semillas que luego sembrarán o intercambiarán con la comunidad.
  • El “Juego de Saberes”: material didáctico diseñado por docentes, niñ@s y estudiantes la Universidad del Cauca, que logra ser una herramienta lúdica de síntesis de los aprendizajes.
  • La recuperación de recetas de la comunidad como “patrimonio de la soberanía alimentaria”, a partir de lo cual cocinan y aprenden recetas desde el patrimonio alimenticio del pueblo Coconuco y libre de transgénicos.
  • La “Tienda Escolar Orgánica” donde se intercambian productos producidos en la escuela y otros que no sean “comida chatarra”.
  • La “Guardería Biótica”: espacio de vivero que promueve el aprender en movimiento, porque se palpa, se observa, se cuida con esmero, se incita al trabajo en grupo.
  • La elección del Cabildo Escolar Indígena: una vez al año l@s niñ@s eligen su gobierno, de forma tal que van aprendiendo y ejercitando desde pequeñ@s el ser autoridades de su comunidad.

El diseño curricular se construye desde el enfoque del PEC “Hacia la Soberanía…” y a partir de las problemáticas del territorio y la comunidad. Estas problemáticas se abordan desde todas las disciplinas, es decir que no hay un horario para matemática, otro para ciencias, otro para lengua; sino que se trabaja de forma que sea posible una integración, correlación y unificación de conocimientos y saberes.

“Territorio escolar libre de comida chatarra” es la apuesta política pedagógica de la escuela. Una escuela que no ES sin su comunidad. Una comunidad educativa que, frente al avance de un modelo económico que se está tomando el agua de nuestros ríos, que día a día mata nuestros suelos y que nos  sigue vendiendo la fiesta del consumo, se anima a  plantar soberanía alimentaria.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *