Bolivia: Educación, Estado y Movimientos Sociales

Primeras entrevistas en el camino: Miradas del Viceministro de Educación Alternativa y Especial, Noel Aguirre; y los educadores populares Mario Rodriguez y Javier Reyes.

Bolivia vive un proceso de cambio histórico: son ellos y ellas, campesinos y campesinas, mujeres de pollera, hombres de poncho y sombrero, originarios, quienes hoy están de pie. Hoy no bajan la mirada frente a “los gringos” y sus políticas. Hoy ocupan puestos en el gobierno, en los ministerios, discuten en las plazas y sus comunidades, se forman y también se inquietan y tensionan frente al futuro de su país.

En el camino recorrido en esta tierra, atravesamos la cordillera, llegamos a la selva, caminamos sus campos, nos metimos en las ciudades, charlamos con “la gente”, visitamos diferentes experiencias y también nos encontramos con tres educadores: Noel Aguirre Ledezma, (Viceministro de Educación Alternativa y Especial), Javier Reyes (educador popular e investigador) y Mario Rodriguez (educador popular y co-fundador de la Red de la Diversidad Wayne Tambo). Sus miradas permiten meterse en la relación entre las organizaciones sociales y el Estado, con respecto a lo educativo. Son miradas desde diferentes ópticas que siembran caminos, pero también preguntas.

No podemos hablar de Bolivia sin entender la vincularidad especifica y única que tienen los movimientos sociales (MS) y el Estado, la cual trasciende lo educativo para ser estructurante del gobierno del MAS (Movimiento al Socialismo). Cabe recordar, que son los movimientos indígenas y campesinos quienes apoyaron el paso de la lucha sindical a lo electoral de Evo Morales. Fue él quien se constituyó como un claro referente, luego de un camino de luchas, en las que el pueblo boliviano dijo basta al sistemático saqueo de sus recursos, como por ejemplo con la llamada “guerra del agua” en el 2000 (Ver documental «La Guerra del Agua»). El MAS llega a la presidencia con la agenda de los movimientos sociales, apoyo que se manifiesta en el Pacto de Unidad (articulación de las cinco organizaciones matrices) y con la reforma constitucional del 2008 se re-crea el Estado Plurinacional de Bolivia (ver nueva Constitución Nacional), donde el rol central de los MS y los principios del “Buen vivir” son algunos de sus pilares.

Ahora bien, han pasado 9 años desde el comienzo del gobierno del MAS, hecho histórico para la continuidad democrática de un presidente electo por el pueblo. Pero, en este proceso también hay contradicciones que tensionan y vuelven a movilizar al pueblo y las organizaciones. En algunos casos no son escuchados, e inclusive se los acusa de “hacerle el juego a la derecha”, como en el caso de la carretera que va a cruzar el Tipnis (Territorio Indígena del Parque Nacional Isiboro Sécure), o el avance de las políticas extractivistas que desnudan un “buen vivir” más cercano a lo discursivo que a una nueva práctica política con la madre tierra. Tensiones que pueden, o no, abrir nuevas etapas del “Proceso de cambio”. Estas hechos que andan agitando las calles de Bolivia nos interpelan y nos hacen preguntarnos ¿es posible que los movimientos sociales mantengan una autonomía critica en el “proceso de cambio”? y también, ¿los MS tienen propuestas alternativas al modelo de desarrollo basado en el extractivismo?

A nivel educativo, la tasa de analfabetismo bajó de 13.28% al 2.94% en los últimos 9 años; se promulgo la nueva Ley de Educación N 070 “Avelino Siñani y Elizardo Perez”; se implementó el PROFOCOM (Programa de Formación Complementaria para Maestras y Maestros en Ejercicio); se creó el Sistema Plurinacional de Certificación de Competencias a través del cual el Estado da reconocimiento a los saberes y competencias laborales adquiridos a lo largo de la vida y también, algo inédito para nuestra Latinoamerica, se creó el Viceministerio de Educación Alternativa y Especial del Estado Plurinacional. La Educación Alternativa y Especial “se desarrolla en el marco de los enfoques de la Educación Popular y Comunitaria” (Nueva Ley de Educación 070), lo cual planta una profunda pregunta para los y las educadores/as de nuestra Patria Grande: ¿es posible la educación popular desde la institucionalidad estatal?

Particularmente, la educación en los movimientos y organizaciones sociales, está orientada principalmente a la formación de sujetos/as capacitados para ocupar cargos en la gestión pública, que es el desafío que los/as atraviesa en esta etapa. En este sentido, sostienen que el objetivo es formar “soldados del proceso de cambio”. Compartimos la mirada de Mario Rodriguez quien refiere que los cambios muchas veces son de contenido pero no de forma, ya que no se ponen en cuestión principalmente las relaciones de poder, de género y las metodologías.

Agradecemos a los compañeros Noel, Javier y Mario por compartir sus caminos, sus luchas y también sus preguntas….

Seguimos camino por nuestra Latinoamerica.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *